Bravo llegó a Chile señalando que no tiene nada que hablar con Vidal